8 jun. 2011

Farewell

De normal no suelo pensar, al menos lo intento con mayor o meno éxito pero lo intento. Aguanto y callo el dolor pero indudablemente aparece. He de reconocer que a veces me supera (como en este momento) y pienso en rendirme. Sí, a veces lo pienso pero he tomado una decisión dolorosa, sé que al final valdrá la pena porqué tú vales la pena. Tengo mis motivos para mantener la puerta de la esperanza entreabierta (sí, dirás que no me haga ilusiones pero las que las ha creado ha sido mi subconsciente) y por eso cuesta aguantar. No niego que seguro que hay muchas personas que son mejores que yo, que te puedan aportar mucho más que yo, cosas que yo jamás podría darte, en resumen, que te puedan hacer feliz.

Pero joder, nunca había luchado tanto por alguien, y no sé si he demostrado que no te veo como los demás lo hacen, eres jodidamente especial y no sé que tienes que me ha encandilado desde el primer momento que te conocí. Eres la suma de los factores necesarios para que algo en mi interior se active y me haga sentir especial. Cuando estoy contigo todo es diferente, tu aroma me transporta a otro lugar, un lugar donde tengo paz y me siento bien. Eres todo lo que he soñado... y tus manos son la prueba de que eres especial.

Entiendo tu situación actual, lo entiendo y por eso intento ser justo y ayudarte aunque me duela. Aunque ver como estoy ayudando a que otra persona ocupe el lugar que deseo ocupar me va matando. Y al final si consigues estar con esa persona sabré que te he perdido y lógicamente me romperá el corazón, pero a la vez me alegraré de que tu estés bien, contenta y feliz... A eso se le llama amor, o al menos eso creo. Tengo el consuelo de que pase lo que pase seremos amigos, pero no sé si me bastará con eso...

Como ya te dije una vez, no te puedo prometer una vida de lujos y dinero, lo único que puedo prometer a día de hoy es que te amaré por siempre.

[Eso pensaba hace un tiempo.]

Y así... después de nueve meses, se ha ido a pique. He estado esperando tanto tiempo para nada, he rechazado e ignorado otras cosas preguntándome si valía la pena sacrificar ciertas cosas por ella. Pues parece que al final no ha valido la pena.

Bueno puedo decir que al menos he probado el sabor de sus labios, asustados, raros, espectantes pero nada cálidos. Una pena.

He de decir que lo he pasado mal, he sufrido lo mío. Que coño, seamos sinceros. He cambiado ciertas cosas de mi, he sido sincero desde el primer día y en los últimos la he apoyado para que tome la decisión que más dolor me podría provocar. ¿Y eso porqué? Pues por amor.

Pues he de decirte algo "amor", he perdido la fe en ti. No puedo ver la felicidad ajena, no puedo ver a la gente que es feliz al tener a alguien a su lado. Algo me corroe por dentro y me entristece. A la vez que una pregunta pasa por mi cabeza, ¿Why? La respuesta sencilla, una mentira. ¿Es que no soy lo suficientemente bueno para ella, o tal vez no me lo merezca? ¿Alguien será capaz de quererme?

Esta vez no he tenido cuidado y me he lanzado de cabeza a esta piscina vacía, a la próxima no volverá a ocurrir. No voy a confiar en nadie tanto como para que esta situación se repita. No quiero pasarlo mal, no más. Por lo tanto, he tomado la decisión de verte (a marchas forzadas) como una simple amiga, ya que otra cosa no sería nada factible. Espero que cuando leas esto entiendas todas las decisiones que tomé en su día y las que tomaré en un futuro, que me entiendas mejor...

Anyway... deseo que seas feliz y que todo sea bonito, si necesitas algo sabrás donde encontrarme.


¿Sabes? Cada vez que la escucho no puedo evitar pensar en ti.

No hay comentarios: